Un día de verano en 1947, tres muchachos estaban sentados en una playa de Niza en el sur de Francia. Para matar el tiempo, decidieron hacer un juego y repartir el mundo entre ellos. Uno eligió el reino animal, otro el reino de las plantas.

Antes de tumbarse y contemplar el infinito azul del cielo, el tercer joven escogió el reino mineral. Luego, con la alegría de alguien que ha decidido repentinamente qué destino darle a su vida, se dirigió a sus amigos y anunció: "El cielo azul es mi primera obra de arte".

Ese hombre era Yves Klein.

En un período de creatividad prodigiosa que duró desde 1954 hasta su muerte en 1962, Klein definió el curso del arte occidental.

Lo hizo gracias a su compromiso con el poder espiritualmente edificante del color: dorado, rosa, pero sobre todo azul. De hecho, su devoción cromática era tan profunda que en 1960 patentó un color de su invención, que llamó International Klein Blue.

Los alumnos de bachillerato tuvieron la oportunidad de asistir a la interesante y amena charla “Los topos extremeños” por F. Javier García.

Y continuaron los talleres para secundaria, bachilerato y ciclos.
Taller “Decoupage”, Pilar Claver.

Taller "Papiroflexia", Mª del Mar Paredes.

Taller “Lettering”, Sofía Blanco; Taller “Obtención de modelos 3D online”, Isabel Pérez; Taller “La intuición en el arte”, Diana Avendaño; Taller “Serigrafía responsable”, Augusto Sánchez; Taller ”Baile moderno”, María Seco; Taller “Danza”, María Lama; Taller “Construcción de prismas”, Concha Sierra; Taller “Decoración de piedras para el huerto”, Dori García.

Brillaron, una vez más, las actuaciones de Las Artes al Hall.

El broche de oro, para cerrar esta VI Semana de las Artes, lo puso nuestro antiguo y querido alumno Javier Mendoza.

¡Esto ha sido todo amigos, gracias y hasta el año que viene!