espacio1

El cuerpo del espacio y los espacios del cuerpo.
Los alumnos fueron adentrándose en su estudio tapizado de cuadros, paletas con pintura de otro tiempo y folletos de exposiciones. Estudio íntimo y abierto, donde tiene lugar su ritual de conversación con la esencia del ser humano: el desnudo.

El ser despojado de lo superfluo, el magnetismo de lo sencillo, puro y más difícil que es la captación de la esencia de la persona.
Toda la obra artística de Pérez Espacio desarrollada en tres facetas: pintura, escultura y dibujo gira principalmente entorno al desnudo, desnudo del natural de modelos anónimos, conocidos y de él mismo. Retratos y desnudos realizados de forma clásica, pero donde no se representa la belleza clásica, sino la fuerza y crudeza de una realidad que nos habla del tiempo, niñez, juventud, madurez, vejez…personajes salidos del entorno personal pero también de otros entornos.

espacio3

Las formas anatómicas que nos hablan, los colores que nos sugieren las miradas que nos intrigan.
Una naturalidad que sobrecoge de forma inquietante al espectador, en este caso nuestros alumnos que se preguntaron y le preguntaron por la técnica para realizar sus obras a lo que él respondió: “fundamentalmente del natural”.
Nos mostró también la sala donde imparte las clases a sus discípulos, faceta que le permite transmitir su visión del color, de la luz, de la materia de la naturaleza viva.

espacio2

Figuras en escorzos sugerentes o retratos de rostros de inusual tamaño, detrás de las que hay un enorme esfuerzo, trabajo y dedicación, según sus propias palabras.